En los últimos años hemos visto un despertar en nuestra sociedad, se ha comenzado a tomar conciencia de la necesidad de proteger el medio ambiente. Ya no es cosa de hippies, cada día hay más brotes de compromiso, desde los gobiernos y las grandes empresas, hasta las pequeñas asociaciones y ciudadanos que nos sumamos a buscar soluciones para detener la contaminación y el cambio climático. Seguramente por ahí has escuchado conversaciones a cerca de la reducción de la huella de carbono, pero, ¿qué es la huella de carbono?

 

 

La huella de carbono no es otra cosa que la cantidad de gases tóxicos que emitimos directa e indirectamente con cada una de nuestras acciones. Gracias a esta medición se conoce cuánto contamina cada producto, servicio o actividad cotidiana, y créenos, es mucho más grande y grave de lo que nos imaginamos. Una vez que conocemos estos datos, tenemos los medios para actuar y reducir nuestro impacto en el medio ambiente. Por esta razón, aquí te dejamos algunas sencillas acciones que puedes realizar durante tu vida cotidiana para reducir tu huella de carbono.

 

  • Desconecta tus aparatos eléctricos:

Recuerda que incluso dejar conectado el cargador de tu celular consume energía. Eso también aplica a todos los aparatos eléctricos, como la televisión, PC, refrigerador, horno de microondas, etc. Recuerda utilizar multicontactos que puedas desconectar o cables inteligentes que te recuerden cuando tu celular esté completamente cargado.

 

 

  • Reduce tus deshechos plásticos

Ya todos conocemos el daño que las bolsas o los popotes desechables le causan a los ecosistemas, muchos de ellos tardan hasta 150 años en degradarse. Recuerda visitar el super con bolsas de tela resistentes para cargar tus compras. No vuelvas a utilizar popote de plástico, cambia a popotes lavables metálicos y disfruta tus bebidas sin ninguna culpa. Las tortugas te lo agradecerán.

 

 

  • Reduce el uso de automóvil:

Si tus destinos se encuentran cercanos a ti, viaja en transporte público o bicicleta. Además de reducir la producción de dióxido de carbono, mejoras tu condición física. Puedes mantener monitoreado tu desempeño, tus distancias, tiempos y hasta tu ritmo cardiaco por medio de relojes inteligentes deportivos.

 

 

  • Mantén tu automóvil en buen estado

Sabemos que hay casos en los que es necesario seguir utilizando tu coche. Sin embargo, un automóvil en buen estado y con el mantenimiento adecuado genera menos dióxido de carbono. Existen escáner de auto para evaluar el desempeño de tu auto y que estés enterado de posibles fallas antes de que sucedan.

 

 

  • Mantén limpio tu refrigerador

Mantener el congelador con hielo y conservar restos de comida en recipientes grandes harán que tu refrigerador necesite mucha más energía para enfriar. Deshiela tu refrigerador periódicamente y mantén tu comida en recipientes pequeños para reducir tu consumo de electricidad. Existen tapas que te ayudarán a guardar tus alimentos en sin necesidad de recurrir a tuppers gigantescos.

 

 

El cambio climático y sus consecuencias son una realidad, y una sociedad comprometida puede lograr grandes cambios. Nuestras pequeñas acciones ayudarán a reducir en gran medida el daño que producimos en el medio ambiente. Toma nota y sigue pasando la voz, este consejo te doy porque Tío REDlemon soy.

Publicación más antigua Publicación más reciente